Muchas Gracias Willy !!!

Un pinta bárbaro.
Un pinta bárbaro.

El muchacho de la foto peinado bien a la gomina es Willis Haviland Carrier, mas conocido en su Nueva York natal como “el willy”. Cuentan las malas lenguas (y la Wikipedia) que gracias a andar todo el día atrás de su madre, se le pegó el amor de su progenitora por las máquinas de coser, los relojes y cualquier otro artilugio mecánico que pudiese encontrar en su casa.

Aunque al igual que mi hermano Tomás, Willy era un gran estudioso de las matemáticas, el se autoconsideraba un inventor, y en 1895 recibió una beca para estudiar en la Cornell University. Se recibió de Ingeniero Eléctrico en 1901, y se pasó trabajando para diferentes empresas, siempre relacionado al calentamiento y secado del aire, secado de madera y granos de café, etc.

Nuestro querido Willy era un empleado modelo y muy capáz, y llegó a ser el jefe de una de las áreas de investigación de la companía para la que trabajaba. Hasta tenía una taza para el café con su nombre y todo. A pesar de esto, al llegar la primera guerra mundial, sus empleadores se vieron obligados a recortar gastos, por lo que al buenote de willy lo despidieron, y quedó con menos laburo que Don Ramón antes de pagar la renta. En lugar de echarse a llorar por los rincones, se juntó con algunos amigos, pusieron unos pesos y fundaron su propia empresa, la Carrier Engineering Corporation (se complicaron bastante con el nombre eh?).

Pero en fin, estos tipos se la jugaron por lo que creían, por lo que sabían hacer, y honestamente no les fué tan mal.

Según ciertas fuentes, esta sería la taza de Willy en su oficina.
Según ciertas fuentes, esta sería la taza de Willy en su oficina.

Para 1914 este muchacho y sus colegas hicieron algo fantástico, algo de lo que hoy casi todos los habitantes de mi ciudad debemos estarle etérnamente agradecidos: Inventaron uno de los mejores apartos que uno puede aspirar a tener en cada habitación del hogar, esa caja mágica que permite que cualquier sucucho roñoso se sienta como el mejor de los oasis de Dubai, el RejuvenSex del bienestar hogareño: Instalaron el primer aire acondicionado en una casa… en EEUU, claro. (si si, tardaría años en llegar a Uruguay, pero hoy está acá).

Si vuelven a mirar la foto de este artículo, que fué tomada en 1915, un año después de instalar el primer equipo de aire, se le ve como un gesto de “Mirá como los Uruguayos duermen panchos la siesta gracias a mi invento”, o no??

Lo cierto es que gracias al invento del aire acondicionado hogareño, se aceleró la expansión de las poblaciones estadounidenses hacia zonas de sur, inhabitables en verano, además de hacernos hoy la vida mas fácil en la casa, en la oficina o en el auto, ya que donde yo vivo (Paysandú, Uruguay) por estos días hace unos muy húmedos 40° !!

Su companía hizo mucha pero mucha plata, abrió sucursales en Japón, y hoy es una de las empresas de mas renombre a nivel mundial.

Por todo esto y mas, los habitantes de esta ciudad, fresquitos disfrutando de los réditos de tu ingenio te decimos

Muchas Gracias Willy!!!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s